Entradas

El jueves anterior al Miércoles de Ceniza se celebra una fiesta muy popular en la comarca de La Manchuela y en casi toda la provincia de Albacete: Jueveslardero, o Joveslardero, como se conoce en nuestro pueblo. Normalmente es un día no lectivo para los niños que van al colegio y un día en el que los padres intentan coger como festivo para poder disfrutar con la familia y los amigos en el campo.

Celebración de Jueveslardero

Por lo general, la gente se suelen reunir en grupos, como en San Isidro. Durante los años ha cambiado mucho el lugar de celebración, pues lo único que hace falta es un buen sitio donde haya vegetación.

En los años 50 se solía ir a la Fuensanta, según me cuenta mi madre, a finales de los 70 y principios de los 80 íbamos a la era que hay por el porche del Verduras y, poco después, se pasó al Monte de la Casilla de Segundo, que es mucho más grande.

Ese día era especial para los Quintos de ese año, pues era la primera ocasión, desde su entrada en Año Nuevo, en que podía hacer de las suyas y tenían rienda suelta para espantar a la gente con sus carretillas y «confiscar» la comida y bebida que pudieran, sobre todo a los más pequeños…

Cómo se prepara el cesto

Con el cambio de los tiempos se ha modernizado un poco esta escapada al campo y ahora todos van con coches cargados de mesas, sillas, neveras, cenadores y todas las modernidades, como si se tratara de una acampada al aire libre. Pero no hace mucho tiempo, íbamos caminando hasta el monte de la Casilla de Segundo con nuestro cesto, en el que llevábamos el tenedor y una navaja pequeña, nuestros panes en miniatura (hechos expresamente para la ocasión), la bota de goma (con lo difícil que era sacarle a aquello algo de dentro) y la merendera, en la que no faltaba la longaniza, la morcilla, el huevo frito o la tortilla francesa y unas tajás de la orza: de tocino, de costilla y de lomo. ¡Preparándonos para la cruda Cuaresma!

De postre llevábamos fruta y para la merienda, o para media mañana si se nos hacía largo el día, reservábamos un pequeño bizcocho hecho en una caja de cartón o en papeles de hornear, acompañado de chocolate si podía ser, y el protagonista indiscutible de la fiesta: el hornazo, con uno o dos huevos que estampábamos en cualquier sitio.

Otra cosa que recuerdo de mi infancia son las caretas. No sé si fue una moda temporal o no, pero para ese día todos los niños comprábamos caretas de cartón, imagino que por la proximidad del Carnaval…

De cualquier manera y con todos los cambios que haya habido, Jueveslardero es, sin duda, una de las fiestas más esperadas del año y una de las que más añoranza nos produce a los que estamos fuera del pueblo.

Más información

Si quieres conocer el origen de la celebración de Jueveslardero y otros datos, puedes consultar la información relacionada que aparece abajo.

Espero que disfrutéis al máximo de este día 😉

Eventos

Como en todos los sitios, la Noche de Reyes es la más emocionante de todo el año. Los niños se duermen tarde y nerviosos, esperando sus grandes regalos

Origen de la celebración

La celebración de este día gira en torno a la Adoración del Niño Jesús por parte de los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar. En conmemoración de los presentes que llevaron al Niño Jesús, hoy en día hacemos regalos a los niños.

Los Reyes en Abengibre

Como en todos los sitios, la Noche de Reyes es la más emocionante de todo el año. Los niños se duermen tarde y nerviosos, esperando sus grandes regalos.
La Cabalgata de la Noche de Reyes

La tarde de 5 de enero, más o menos a la puesta del sol, se realiza la Cabalgata de los Reyes Magos que, acompañada por todos los niños del pueblo, termina en el «Polivalente», donde Sus Majestades los Reyes de Oriente, tienen sus tronos dispuestos para ir repartiendo los regalos que los pequeños han pedido en sus cartas.

Reparto de regalos

Siempre hay imprevistos de última hora: a Baltasar hay poquitos niños que se le quieran acercar, les da miedo, aunque siempre es el que más les gusta. Los pajes de SS.MM. intentan por todos los medios que el niño suba, los caramelos se les caen ya de las manos, pero nada, no hay manera. Al final la madre, con el niño arrastrando de un brazo, recoge los regalos.

Otras veces, los más intrépidos suben a recoger el regalo de manos de Baltasar y… ¡sorpresa!, los negros destiñen. También están los listillos que creen reconocer a algún primo o amigo debajo de las barbas de los Reyes y no se lo pueden quitar de encima.

Pero el mayor espectáculo de todos es preparar esa noche con los niños…

Todavía recuerdo cuando ayudábamos a mi hermano: en el poyo de la ventana, que daba al patio, poníamos dos platos, uno con cebada para los camellos y el otro con galletas y un vaso de leche para SS.MM. los Reyes Magos. Luego era imposible que se durmiera por más que le aseguraras que como no se durmiera no iban a venir. Pero nada, quieren verlos.
El Día de Reyes

Al día siguiente, 6 de enero, cuando empezaba a clarear ya oías los primeros grititos de emoción. Los Reyes Magos habían venido y de la comida no quedaban nada más que restos: unas miguitas de galletas, unas gotitas de leche y unos granos de cebada. ¡Y allí estaban los regalos!

Lo peor venía cuando era un juguete de piezas que necesariamente tenía que montar un mayor, como el «Barco Pirata». Me gusta más que los Reyes te lleven el regalo a casa.

Este día se completa con la Misa de Reyes. Si vas a ver el Belén, verás que ahora los Reyes están arrodillados frente al Niño Jesús y son los pajes, los que guardan los camellos. Además hay que despedirse del Belén hasta finales del año.

A mi hermano, para que siempre tenga la cara de felicidad que vimos el día que los Reyes le trajeron el Barco Pirata…