Ajo

Puede servir de base de platos como el Ajopuchero, acompañante de carnes o pescados, o comerse sólo, untado en una rebanada de pan

Puede acompañar a cualquier comida, pero en Abengibre se hace especialmente en Cuaresma para acompañar al pescado o servir de complemento a otras comidas untado sobre una rebanada de pan

AutorRamona Cebrián VergaraCategoríaDificultadAvanzado
Comensales4 Personas
Tiempo de preparación30 mins
Ingredientes del Ajoaceite
 ½ kg patatas
 2 dientes de ajo
 10 g sal
 1 huevo
 ¼ litro aceite de oliva
 1 ramita de perejil para adornar
Utensilios
 Mortero (preferiblemente de barro)
 Maza

Secreticos de la cocinera:

  • Si las patatas se ponen a cocer con la piel están más sabrosas.
  • Para que no salga muy fuerte, puede ponerse la mitad de aceite de oliva y la mitad de girasol.
  • Debe moverse siempre al mismo ritmo y en la misma dirección para evitar que se corte.
  • Para que los ajos se piquen bien y no salten, se pone un poco de sal en el fondo del mortero.
1

Se ponen a cocer las patatas. Si se ponen a cocer con la piel están más sabrosas. Para ello, lávalas bien antes de ponerlas a cocer para quitarles toda la tierra.

2

Mientras tanto, se pelan los ajos y se pican en el mortero con un poco de sal en el fondo para que no salten.

Ajo

3

Una vez cocidas las patatas se deben dejar enfriar antes de pasarlas por el mortero porque si no se "amorrinan", es decir, que no se ligan con el ajo y éste no sale.

4

Una vez frías, se les retira la piel, y se añaden al mortero donde estaban los ajos y se machaca todo lo que se pueda.

5

Después se pone una yema de huevo, se mezcla todo bien y empieza a echarse el aceite, poco a poco, siempre sin parar de remover.

Ajo

6

Una vez que se quede una pasta suave, se mete en el frigorífico y se sirve frío.

Ingredientes

Ingredientes del Ajoaceite
 ½ kg patatas
 2 dientes de ajo
 10 g sal
 1 huevo
 ¼ litro aceite de oliva
 1 ramita de perejil para adornar
Utensilios
 Mortero (preferiblemente de barro)
 Maza

Instrucciones

1

Se ponen a cocer las patatas. Si se ponen a cocer con la piel están más sabrosas. Para ello, lávalas bien antes de ponerlas a cocer para quitarles toda la tierra.

2

Mientras tanto, se pelan los ajos y se pican en el mortero con un poco de sal en el fondo para que no salten.

Ajo

3

Una vez cocidas las patatas se deben dejar enfriar antes de pasarlas por el mortero porque si no se "amorrinan", es decir, que no se ligan con el ajo y éste no sale.

4

Una vez frías, se les retira la piel, y se añaden al mortero donde estaban los ajos y se machaca todo lo que se pueda.

5

Después se pone una yema de huevo, se mezcla todo bien y empieza a echarse el aceite, poco a poco, siempre sin parar de remover.

Ajo

6

Una vez que se quede una pasta suave, se mete en el frigorífico y se sirve frío.

Ajo
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *