Entrevista a Pedro López, el Tigre de Abengibre

El Tigre de Abengibre

Cuando descubrí los vídeos de El Tigre de Abengibre ¡pensé que eran de verdad! (Vaya que no se rió mi hermano de mí…) Sí, están tan bien hechos que resultan excepcionales. Pero además de sus vídeos, Pedro destaca por su simpatía y buen humor y si no, lee la entrevista, seguro que te encanta.

Cuéntanos algo sobre ti

  • ¿Algo sobre mí…? Pues soy un chico guapo, alto, atractivo, inteligente… (risas), es broma, todo lo contrario. Pues soy un abengibreño sencillo, extrovertido, espontáneo y muy buen amigo del humor, al que le apasiona viajar, los deportes, su trabajo, aprender idiomas y echar unas buenas risas con amigos.

Para quienes no te conozcan, ¿tú de quién eres?

  • Pues soy nieto del Chivano, hijo de Miguel de Rivera y hermano de Antonio “El Troco”. Yo creo que con esta descripción me podéis situar fácilmente.

Háblanos de tu trabajo y a qué te dedicas

  • Pues durante los últimos tres años he trabajado en Educación, como maestro de Inglés, aunque este año he desempeñado otras funciones que han complementado mi trabajo de docente. Me he encargado de coordinar el programa de Secciones Europeas de mi colegio, pues es bilingüe, y otros proyectos a nivel europeo que me han permitido conocer el sistema educativo de otros países así como su cultura, tradiciones, folclore, etc. Ha sido una experiencia muy gratificante.

    Asimismo, me gustaría añadir que antes de trabajar como maestro, “eché” unos cuantos años con mi padre vendiendo melones por las calles, y aunque es un trabajo completamente distinto al que desempeño ahora también me enseñó muchas cosas útiles para la vida.

Aunque has nacido en Abengibre, ahora vives en Albacete y has viajado por casi todo el mundo visitando interesantísimas ciudades, tal y como podemos ver en tus vídeos. ¿Te consideras abengibreño, albaceteño…?

  • Vivo en Albacete, pero las raíces son las raíces y estoy orgullosísimo de ellas. También debo decir que Albacete es una magnífica ciudad, pero Abengibre es el lugar donde he pasado probablemente los momentos más importantes de mi vida y eso no se olvida.

    De hecho, siempre que viajo al extranjero dejo el nombre de nuestro pueblo en algún sitio; libros de visita, paredes, etc. He dejado la impronta del pueblo en lugares como el Muro de Berlín o en Times Square en Nueva York.

¿Qué piensas o qué sientes al ver la silueta del pueblo cuando vuelves de un viaje?

  • Pues es una sensación de tranquilidad, de saber que todo sigue ahí. En parte es una vuelta atrás en el tiempo que me hace revivir muchas veces momentos especiales que he vivido en el pueblo.

Cuando estás fuera del pueblo y dices que eres de Abengibre, ¿qué es lo que dice la gente?

  • Aben… qué?? Sí, de Abengibre, al lado de Casas Ibáñez y de Fuentealbilla, de donde es Andrés Iniesta. ¡Qué rabia me da tener que recurrir a otros pueblos para que sitúen el nuestro! El pueblo necesita un fuera de serie que le dé fama fuera de la Manchuela (risas).

Lo que más y lo que menos te gustaba del pueblo cuando eras pequeño

  • Si hay un sitio bueno para vivir de pequeño ese es el pueblo. Teníamos toda la libertad del mundo para divertirnos, aprender y crecer un ambiente inmejorable. En cuanto a aspectos negativos no encuentro ninguno. Cuando éramos niños el pueblo era un paraíso, ojalá y no hubiéramos crecido.

Lo que más y lo que menos te gusta del pueblo ahora

  • Actualmente, lo que más me gusta del pueblo es que es el punto de encuentro con familia y amigos. De ahí la importancia que tiene para todos nosotros, pues la gran mayoría creo que pensará lo mismo que yo.

    Lo que menos me gusta posiblemente sea la falta de unión que existe en el pueblo. Pienso que deberíamos ser más tolerantes en algunos aspectos y trabajar todos juntos para que el pueblo resurja.

Anécdota que recuerdas con cariño o nostalgia

  • Son tantas las reminiscencias, recuerdos y anécdotas que me vienen a la cabeza que no sería capaz de centrarme en una sola. Guardo muy buenos recuerdos del colegio, con mis quintos y con Doña Rosa, parece que la estoy escuchando echándonos una de sus reprimendas (risas).

    También me acuerdo de los partidos de fútbol con mis vecinos Gilillo, Brauliete y “la” Rosa Mari en mi puerta, dándole balonazos a las “portás” de la Isabeleta, salía la mujer con la escoba y nosotros corríamos como si nos persiguiera el “Coco”.

    ¿Qué decir de la vendimia? Pues no he pasado buenos ratos con mi padre, mi hermano, mi primo Josele, mi primo Miguel de Polo y con Gazpacho. O si no los veranos… ¡menudas noches repletas de momentos hilarantes con mis amigos! Manolo, Marta, Juanfran, Martina, Josele, Silvia, Juanillo, Maite, Ángela, Diego, María y Ramón (el Picheja). El de pipas “Carrasco” y el del tinto de verano de la “Casera” hacían bien el agosto con nosotros (risas).

Creo que todos hemos visto los vídeos que publicas bajo tu seudónimo, El Tigre de Abengibre. Enhorabuena por ellos, son espectaculares. ¿Cómo se te ocurrió hacerlos? Cuéntanos alguna anécdota o tus experiencias.

  • Bueno, pues en realidad, la idea de la página web y de los vídeos vino de la mano de dos amigos míos de Albacete; Juan Pablo López y Juan Antonio González, que junto con Cristina Ruiz han sido compañeros de fatigas en muchos de los viajes donde hemos grabado los vídeos. Nos hemos reído muchísimo haciéndolos, especialmente en Casablanca, Marruecos. En algunos momentos del “making-off” peligró nuestra vida. Aunque ahora por culpa de la crisis la página está un poco parada (risas).

¿Podrías contarnos cómo fue tu paso por el programa de Constantino Romero? Tuvo que ser gratificante estar en la compañía de un Grande de la televisión y el cine, ¿verdad?

  • La verdad que fue una experiencia increíble. Constantino era una persona muy cercana y campechana. Recuerdo que en los descansos se acercaba a nosotros y nos contaba anécdotas graciosísimas. Además era una persona que defendía nuestra región y nuestra provincia allá donde iba. Y como profesional, pues no hace falta que diga nada, su carrera habla por él. Aunque no me llevé “el Bote” del programa pasé un rato que jamás olvidaré.

Una palabra abengibreña

  • “Arrendar” (hacer burla). Esta palabra ya no es tan común como lo era antes. Pero el otro día dando clase en el colegio, una niña me dijo: – ¡Maestro, Juan me está arrendando! Al escucharlo retrocedí veinte años en el tiempo. Yo la solía decir.

Una expresión abengibreña

  • ¿Qué marcha llevas artista? o “La vida es pa’ ti”.

Una comida abengibreña

  • La paella de los domingos. La paella la inventó un abengibreño, no los valencianos.

Un dulce o postre abengibreño

  • Como hijo y nieto de melonero, el melón o la sandía en verano.

Una fiesta o tradición abengibreña

  • Las fiestas de septiembre, sin duda.

Un/a abengibreño/a al que admires o recuerdes con cariño

  • A mi padre. Es la persona más fuerte, honrada, trabajadora y humilde del mundo.

Un paraje o lugar de Abengibre o de sus alrededores

  • El frontón. No por su belleza, es obvio, pero por los momentos que nos ha dado cuando éramos pequeños; partidazos de fútbol (nosotros sí que sentíamos los colores), primeros “tonteos” con las chicas, etc.
    Aunque la piedra “encantá” me encanta por su misticismo.

Un juego popular (infantil o actual) que te guste

  • La Rayuela (el Descanse) y el Tranco.

Qué destacarías de nuestro patrimonio histórico-artístico

  • La variedad, tenemos parajes preciosos y un patrimonio artístico-cultural que es la envidia de la “redolá”.

Algún cuento, leyenda o anécdota que recuerdes sobre Abengibre

  • Me hace muchísima gracia cuando digo que soy de Abengibre, y los que SÍ conocen el pueblo me dicen: ¡Cuándo los americanos llegaron a la luna ya estaba uno de Abengibre allí vendiendo melones! Esto demuestra que somos un pueblo emprendedor y trabajador.

¿Conoces Abengibre.net? Cuéntanos lo que más y lo que menos te guste, lo que mejorarías y lo que echas en falta

  • Sí, conozco la página y me parece una iniciativa buenísima para mantener la esencia del pueblo, pues trata todos los aspectos relacionados con la idiosincrasia del pueblo; tradiciones, fiestas, gastronomía… Creo que se puede mejorar poquito. Por cierto, la sección de motes, una pasada.

Un recuerdo que tengas relacionado conmigo

  • Desafortunadamente, creo que contigo solo he cruzado un par de palabras. Pero si te puedo decir que con tu madre, Ramona, tengo una relación excelente, la mujer me tiene muchísimo aprecio, y yo a ella también. (Muchísimas gracias, Pedro, se lo diré  ami madre y seguro que echa alguna lagrimilla)

¿Algo que te gustaría añadir?

  • No estaría mal añadir una sección a la página que fuera “Abengibreños por el mundo”, y que los del pueblo colgásemos fotos cuando hagamos algún viaje fuera.

    También me gustaría darte las gracias por el encomiable trabajo que estás haciendo por el pueblo. Da gusto ver cómo personas altruistas trabajan de manera desinteresada por el pueblo. Deberías dar el pregón de las fiestas en septiembre (ahí lo dejo). (Uff, creo que no me verás nunca en ese lugar. ¿No has oído que nadie es profeta en su tierra?)

¿A quién enviarías esta entrevista?

  • Al pueblo entero, creo que les va a resultar divertida y amena.

¿Quién te gustaría que contestara a esta entrevista?

  • Me gustaría que contestara a esta entrevista Martina, la hija de Teresa y Steffano, vive en Florencia, pero es la más abengibreña de este mundo. No nos falla ningún verano. (No te preocupes, Pedro, el mes que viene es la suya)

Gracias por tu tiempo, espero verte pronto por el pueblo. Ha sido todo un placer entrevistarte. Mantenme informada de tus novedades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *